Edicion 2019

/Edicion 2019
Edicion 20192018-11-22T10:14:28+00:00

Aigle, Cantón de Vaud, Suiza

Entre montañas, viñedos y lago

La ciudad de Aigle, en el cantón de Vaud, es la candidata ideal para acoger el próximo Concours Mondial de Bruxelles. Está magníficamente situada en la orilla del valle del Ródano, rodeada de las majestuosas montañas de los Alpes suizos.

A poca distancia de la ciudad, el lago Lemán y la región vinícola de Lavaux son famosas en todo el mundo por sus viñedos en terrazas, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 Aigle, Suiza

Del 2 al 5 de mayo de 2019

El vino en Suiza

El país se posiciona hoy como un país productor pequeño, pero la calidad de sus vinos es innegable. El mercado nacional es sorprendente ya que el vino suizo se consume casi exclusivamente en el país. ¡Los suizos beben casi todo el vino que elaboran! Considerado como el cuarto país consumidor de vino más grande en el mundo (33 litros), es un mercado discreto pero potente en Europa. Los suizos están entre los consumidores de vino más entusiastas del planeta, son buenos consumidores de vino, tienen una cultura del producto y un fuerte poder adquisitivo.

2019 promete ser un año excepcional para la industria vitivinícola suiza. Además del Concours Mondial, acogerá la Asamblea General de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y la “Fête des Vignerons”, que se celebra desde el año 1797 cinco veces por siglo en Vevey.

2019 promete ser un año excepcional para la industria vitivinícola suiza.

La producción

La viña se cultiva en Suiza desde el Imperio Romano. Según datos de 2018 del Instituto del Vino, el país ocupa el puesto 20 entre las naciones productoras, con un 0,4% de la producción mundial. En 2018, Suiza debería producir unos 110 millones de litros de vino.

Más del 32% de los vinos que se consumen en Suiza se producen en el país, el 60% restante son importados. En 2016, el país importó 185 millones de litros de vino, de los cuales 123 millones de litros de vino tinto, 39 millones de litros de vino blanco y 22 millones de litros de vino dulce y/o espumoso. Las importaciones más importantes proceden de Italia (74 millones de litros o un 40%), Francia (39 millones de litros o un 21%), España (32 millones de litros o un 17%) y Portugal (11 millones de litros o un 6,5%). El mercado suizo tiene ventajas competitivas: los suizos son buenos consumidores de vino, tienen una cultura del producto y un fuerte poder adquisitivo.

La mayoría de las viñas están plantadas de la variedad chasselas.

Aigle, capital de la variedad chasselas

Los viñedos de Aigle cubren 135 hectáreas y están situados en el centro de la región de Chablais, al pie de los Alpes del Vaud. Unos 18 viticultores y bodegueros ofrecen sus vinos en AOC Aigle, Chablais.

La mayoría de las viñas están plantadas de la variedad chasselas. Esta cepa ha hecho famosos los vinos de Aigle desde la Edad Media. Las variedades tintas tradicionales son la Gamay y la Pinot Noir. El suelo de las morrenas glaciares, así como el microclima del viento foehn, confieren a la chasselas un toque de gran distinción que hace la reputación de esta denominación de origen.

Aigle también se distingue por sus magníficos viñedos en terrazas cuyos impresionantes muros son ecosistemas únicos para varias especies protegidas. El calor almacenado durante el día en los muros permite a las viñas aprovechar un microclima único y favorable a su maduración.