Las exportaciones de vino suizo en auge de un 93%

//Las exportaciones de vino suizo en auge de un 93%

Las exportaciones de vino suizo en auge de un 93%

Famosa en todo el mundo por sus deliciosos bombones, sus montañas nevadas, sus valiosos relojes y su gran patrimonio, el vino no es la primera cosa en la cual pensamos cuando hablamos de Suiza. “Los vinos suizos son el secreto mejor guardado del país!”, nos explican los suizos, bromeando. Pero vale la pena descubrirlos.

Se reconoce que los productos y servicios suizos son caros, pero fiables y de gran calidad. “Queremos que los vinos suizos formen parte de nuestro patrimonio, al igual que los relojes, los bancos y el chocolate”, afirma Jean-Marc Amez-Droz, director de la promoción de los vinos suizos. “Los vinos suizos ocupan un nicho en el mercado, pero ofrecen excelentes perspectivas. Los amantes del vino de todo el mundo quieren productos de calidad que pocos conocen. Y los vinos suizos cumplen con esta exigencia”, concluye.

Las exportaciones crecen

Los suizos consumen casi la totalidad de su producción de vino (más del 99%). Casi todo se vende en Suiza y menos del 1,5% se exporta. Sin embargo, la pequeña industria vitivinícola suiza está preparada para desarrollarse.

Según la Dirección General de Aduanas, en 2017, las exportaciones de vino suizo alcanzaron los 571.000 litros (379.500 litros de vino blanco y 191.700 litros de vino tinto), lo que representa un incremento del 8,5% con respecto a 2016. Los principales países importadores son Alemania (el mayor importador mundial en valor y volumen) y Francia (el cuarto importador mundial en volumen). En 2017, el valor de las exportaciones suizas aumentó considerablemente, pasando de 10,58 CHF por litro (9,40 €) a 11,25 CHF para el vino tinto y 9,35 CHF para el blanco. El precio medio de las exportaciones internacionales de vino en botella es de 3,56 euros. El primer trimestre de 2018 también fue prometedor: los volúmenes de exportación se estabilizaron y el precio medio subió bruscamente a 21,99 CHF por litro (19,50 €). La Oficina Federal de Agricultura registra un crecimiento de un 93,6% en el valor de las exportaciones suizas (junio 2017 – junio 2018).

Los vinos suizos se producen en pequeñas cantidades. Los costes laborales son elevados, como lo es también el precio del vino. Teniendo en cuenta la topografía del país, se trabajan los viñedos casi exclusivamente a mano y sin la ayuda de máquinas. Además, los productores están haciendo un verdadero esfuerzo para preservar el medio ambiente; más del 80% de la producción vitivinícola suiza es sostenible. Todo ello justifica estas tarifas. La tendencia más reciente de aumento de las exportaciones en términos de valor es prometedora. Se enmarca en la estrategia del país de posicionar a los vinos suizos en las más altas gamas: “en un mundo de nichos de mercado, el tamaño limitado del viñedo suizo no es una barrera, sino una ventaja. Los vinos suizos son auténticos, inspirados por el terruño y elegantes”, comenta Jean-Marc Amez-Droz de Swiss Wine Promotion.

Un mercado tradicionalmente importador

La mayor parte del vino importado procede de Italia, Francia y España, los tres principales países exportadores de vino del mundo. Según la Oficina Federal de Agricultura de Suiza, las importaciones de vino aumentaron en 2017. Las importaciones de vino blanco aumentaron en 632.100 litros (+ 1,6 %) hasta alcanzar unos 40 millones de litros. También se produjo un incremento de las importaciones de vino tinto (+ 527.500 litros, + 0,4%), que ascendieron a 123 millones de litros. Como en el pasado, Italia lidera los países importadores con 77,2 millones de litros (+4,8% respecto a 2016), seguida de Francia con 39,4 millones de litros (+2,0%) y España con 30,7 millones de litros (-2,9%). Las importaciones de vino portugués se mantuvieron estables (alrededor de 10,6 millones de litros). El mayor descenso se produjo en las importaciones de vino de Estados Unidos (3,9 millones de litros en total, 1,2 millones de litros menos, es decir, un 23,8%).

¡El consumidor suizo gasta más en vino que nadie en el mundo!

Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), los suizos consumen más vino que en Austria, Grecia, Chile y Bulgaria, y casi tanto como Bélgica. Suiza es un país con vocación vinícola. Un estudio británico ha revelado que los suizos gastan más en vino que nadie en el mundo, casi 600 euros por persona y por año. En comparación, los bebedores de vino en Portugal y España gastan sólo 127 euros por persona y año. Una gran parte del vino que se consume en Suiza se compra principalmente en establecimientos minoristas o en tiendas, aunque la mayoría de las bodegas están abiertas al público y venden directamente en la bodega.

Y por último, aunque no menos importante

Si los suizos se quedan con más del 99% de los vinos que producen, ¿no sería porque es realmente excelente? O quizás porque han comprendido que la “atracción secreta” del vino suizo es, como dice la revista Forbes, “bueno… Suiza”. Hay que decir que los suizos hacen de su producción una referencia y cada botella es digno de este sello.

2018-11-20T12:53:26+00:0020 noviembre, 2018|