La primera sesión de cata del 27º Concurso Mundial de Bruselas ha comenzado hoy en condiciones totalmente inéditas. Por primera vez en la historia del concurso, las catas tienen lugar a principios de septiembre. En el corazón de Moravia del Sur, en Brno, los 250 catadores han empezado a trabajar en estricto cumplimiento de las normas sanitarias vigentes. 

A pesar de las condiciones excepcionales, las 55 comisiones evaluarán cada una hasta 50 vinos por día. Las muestras se distribuyen en series homogéneas, teniendo en cuenta criterios como el origen, la variedad de la uva, el nivel de alcohol, el contenido de azúcar residual y el precio. 8.500 vinos de 46 países productores participan este año en el concurso. El país anfitrión ha presentado cerca de 370 vinos (3 veces más que en 2019) y ha terminado en 5º lugar, precedido sólo por Francia, España, Italia y Portugal.

Los vinos checos: joyas escondidas de la viticultura europea

Principalmente conocido por sus cervezas, mucha gente no sabe que la tradición vitícola en la República Checa es más antigua que el propio país. De hecho, la viticultura en la región de Moravia del Sur comienza en la época del Imperio Romano. La ciudad de Brno, donde se celebra esta 27ª edición, está situada en la Región Vitivinícola de Moravia, donde se encuentra el 96% de los viñedos checos. Para un país de este tamaño y su superficie relativamente pequeña (17,421 ha), la República Checa cuenta con más de 50 variedades de vid. El 69% de los viñedos están plantados con variedades de uva blanca. Entre las nuevas viñas cultivadas en el país figuran el moscatel de Moravia, la Pava y la André. Pavel Krška, director del Centro Nacional de los Vinos de la República Checa, explica: “La calidad de los vinos de Moravia y Bohemia es digna de destacar, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo. Nos complace dar la bienvenida a los catadores de este concurso de prestigio internacional y promover la viticultura y la República Checa en su conjunto.”

Cumplimiento de las normas sanitarias

Para garantizar el buen funcionamiento del concurso, el Concours Mondial de Bruxelles ha puesto en marcha estrictas medidas sanitarias. Desgraciadamente, y pese a los valores internacionales de la organización, este año los catadores proceden exclusivamente de países europeos. Las máscaras protectoras y el gel hidroalcohólico están a su disposición. Las señales explicativas les recuerdan todos los gestos útiles y los requisitos indispensables para el distanciamiento social. También es necesario llevar una máscara en las zonas comunes y durante todos los desplazamientos.

Las sesiones de cata se organizan como cada año según los estrictos estándares del Concours Mondial de Bruxelles. Cada catador tiene una mesa individual y un espacio de trabajo que respeta escrupulosamente las reglas del distanciamiento. Un equipo profesional con guantes y máscaras se dedica a un servicio riguroso de los vinos. Cualquier movimiento en la sala de cata estará organizado y estrictamente limitado; y la máscara obligatoria. Por último, una supervisión médica estará permanentemente presente en el recinto y a disposición de todos.

Las imágenes de la ceremonia de apertura

Acerca del concurso:

El Concours Mondial de Bruxelles es un concurso internacional durante el cual los productores presentan más de 8000 vinos para que un panel de expertos los deguste y evalúe. Nuestros experimentados jurados catan los vinos inscritos en el concurso. Su única consigna: distinguir los vinos cuya calidad es irreprochable, sin perjuicio de la etiqueta o del prestigio de la denominación. El Concurso es uno de los eventos internacionales más importantes de su categoría.

Contactos de prensa:

Valentina Phillips : valentina.phillips@vinopres.com

Tél. : +32 2 533 27 66 | Mobile : +32 478 21 27 33

Charles Piron : charles.piron@vinopres.com

Tel : +32 (0) 2 533 27 65 | Mob. +32 478 54 83 13