Vinos checos:

Las joyas escondidas de la viticultura europea

La viticultura en la República Checa es una de las más antiguas de Europa y tiene una tradición de unos dos mil años. En la Edad Media, los vinos checos ya tenían un gran prestigio y se servía en las casas de los nobles y de los burgueses. Hasta la Corte Imperial de Viena estaba aficionada a ellos.

Desgraciadamente, a finales del siglo XIX y principios del XX, la filoxera (Viteus vitifolii), que afectaba a muchas regiones vitivinícolas europeas, causó grandes daños a los viñedos checos.  A principios del siglo XX, la superficie de viñedos en Moravia había retrocedido hasta 3.800 hectáreas.

En la primera mitad del siglo XX, la viticultura y la vinicultura en el país comenzaron a expandirse una vez más y los viñedos fueron renovados.

La viticultura actual en la República Checa utiliza tecnología moderna y respetuosa con el medio ambiente y se centra en la producción de vinos de calidad, algunos de los cuales han sido premiados en prestigiosos concursos internacionales de vinos. La expansión del enoturismo va de la mano del desarrollo del comercio del vino.

Brno, República Checa

1 – 3 de mayo de 2020:

Las regiones vinícolas

Las condiciones climáticas de Moravia son similares a las de regiones como Alsacia (Francia), Weinviertel (Austria) o en las mejores zonas vitícolas alemanas. Más de dos tercios de la superficie total de viñedos están plantados con variedades blancas. Los vinos blancos de Moravia se caracterizan por una gran variedad de aromas, ricos en matices y armoniosas combinaciones de sabores con una fresca acidez. Los vinos tintos tienen cuerpo y tienen su propia personalidad con notas afrutadas, sedosas y aterciopeladas.

Leer más

En 2018, los elaboradores de vino checos se llevaron ¡más de 900 medallas de concursos de vino de todo el mundo!

Las variedades de uva

A pesar de su tamaño y de la relativamente pequeña superficie plantada (aprox. 17.900 ha), la República Checa cuenta con más de 50 variedades distintas. Las uvas más plantadas son las Grüner Veltliner, Müller Thurgau, Riesling, Welschriesling, Saint Laurent y Blaufränkisch. Cada una de estas variedades cuenta con más de 1.000 hectáreas, que en conjunto representan casi la mitad de la superficie total de viñedo.

También hay otras variedades nacionales de más reciente creación como la Moscatel de Moravia, la Pálava, la André o la Neronet.

También continúa la creación de nuevas variedades de uva, orientadas principalmente a las que resisten a los hongos y a las que son aptas para la producción de vinos biológicos (las variedades conocidas como “PIWI”), como por ejemplo las Malverina, Savilon, Laurot u otras.

Leer más

La gran diversidad de variedades que se cultivan en la República Checa es característica del país.

BRNO: LA PUERTA DE ENTRADA DE MORAVIA

Situada en su límite, Brno es la puerta de entrada de la tradicional región vinícola de Moravia. En el pasado, muchos productores de vino de toda Moravia aprovechaban el mercado de vino de Brno para proporcionar sus productos a las tabernas y tiendas locales. Hoy en día, Brno es una ciudad moderna con una amplia oferta cultural y gastronómica, así como una extensa red de bares y enotecas.

Leer más