Se inscribieron más de 320 variedades de uva diferentes en el Concurso Mundial de Bruselas (CMB) en 2018 (290 en 2017). Los jurados otorgaron medallas a variedades de uva internacionales y autóctonas. Las variedades internacionales siguen dominando el concurso y han registrado un crecimiento significativo en todo el mundo.

“Hoy en día, se produce vinos de calidad en todo el planeta”, comenta Thomas Costenoble, Director General de CMB. ” Las variedades que en su día fueron autóctonas se han convertido en internacionales y han tenido excelentes resultados.  La Chardonnay, originaria de Borgoña, es un buen ejemplo. De hecho, nuestros jurados premiaron como de costumbre a países como Francia, Italia y China (donde esta variedad es la más plantada), pero también a países productores más pequeños como la República Checa, Bélgica y Rumania. Otro ejemplo con la Cabernet Sauvignon, originaria de Burdeos: es con los vinos chinos que la variedad de uva ha conseguido el mayor número de medallas”, continúa. Las diez mejores variedades distinguidas por el CMB en 2018 son: Merlot, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Syrah, Chardonnay, Garnacha, Sauvignon Blanc, Touriga Nacional, Pinot Noir y Primitivo.

Diapositive3_21.06.2018

La variedad Merlot es la más cultivada en Francia. Originaria de Burdeos, hoy en día se encuentra plantada en 37 países. Francia obtuvo el mayor número de medallas en esta categoría (214), seguida de China (15), España (13) e Italia (10). La Cabernet Sauvignon china es la que más medallas obtuvo. El 51% de las medallas a vinos de Cabernet Sauvignon proceden de los 3 países donde más se cultiva esta variedad: China (62 medallas), Francia (38) y Chile (33). En China, se encuentra en 60.000 ha (la mayor superficie vitícola del mundo cultivada con cabernet). En Chile, representa cerca del 20% de la superficie vitivinícola del país. Para el Tempranillo, el 98% de las medallas se destinaron a vinos españoles y el 2% a mexicanos. El tempranillo es la quinta variedad más cultivada en el mundo, pero el 88% de su superficie se concentra en España. Originaria del Valle del Ródano en Francia, la Syrah es hoy en día una variedad de prestigio internacional. Los países con mayor número de medallas para vinos procedentes de Syrah son Francia (66), Portugal (32), España (26) y Australia (14 medallas, es la variedad más plantada en este país).

Francia obtuvo los máximos galardones por sus Chardonnays (59 medallas), seguida de Italia (14) y China (13). Originaria de Borgoña, la Chardonnay se cultiva ampliamente en Francia (51.000 ha) e Italia (20.000 ha). Cultivada en sólo 3.000 ha, es la variedad de uva blanca más plantada en China. Francia y España obtuvieron el mayor número de medallas por sus Garnachas (147 para la primera, 52 para la segunda). El 67% de todas las medallas destinadas a vinos de garnacha fueron a estos dos países que producen el 87% de los vinos procedentes de esta variedad. Las medallas a vinos de Sauvignon Blanc están mayoritariamente otorgadas a Francia, Sudáfrica, España, Chile, Italia, Eslovaquia, Grecia, Rumania y Nueva Zelanda… Esta variedad de uva blanca tradicionalmente cultivada en Francia es hoy internacional. Es la variedad de uva blanca más plantada en Chile y la más cultivada en Nueva Zelanda. Las 80 medallas de la Touriga Nacional premiaron exclusivamente a vinos portugueses. Los dos países con mayor cantidad de medallas para vinos de Pinot Noir son Francia (35) y Suiza (10). Italia, Australia, Bulgaria y China obtuvieron tres medallas cada una. Originaria de Borgoña, esta variedad se cultiva sobre todo en Europa y en el “Nuevo Mundo”. La Pinot Noir es la variedad de uva tinta más abundante en Suiza. En cuanto al Primitivo, sólo se premiaron vinos italianos.

No hay diferencias significativas en las variedades de uva participantes entre las ediciones 2017 y 2018 del CMB. El año pasado, cuando se celebró el CMB en Valladolid (España), el Tempranillo fue la variedad más premiadas. En 2017, la Carmenere obtuvo más premios que el Primitivo y se colocó en la décima posición de la lista, mientras que, en 2018, el Primitivo ocupa el lugar de la carmenere.

Diapositive2_21.06.2018

“Los jurados del CMB también valoraron la autenticidad y la calidad de los vinos procedentes de variedades autóctonas. Se ha distinguido a los países que cultivan principalmente variedades locales y que han inscritos sus mejores botellas en el concurso”, explica Thomas Costenoble. Según la OIV, los viñedos italianos están plantados principalmente con variedades autóctonas. Cepas como la Sangiovese (34 medallas) y la Montepulciano (30 medallas) ocuparon el 2º y 3º lugar para los vinos italianos, precedidas sólo por el Primitivo (58 medallas). También fue premiada la variedad italiana Glera (que se ha multiplicado por tres entre 2000 y 2015). Portugal y Grecia tienen la mayor proporción de medallas para sus vinos más auténticos. Ambos países cultivan cientos de variedades de uva autóctonas. Más del 75% de Grecia está plantado con variedades indígenas, aunque la tendencia es hacia un aumento de las variedades internacionales. Las tres principales variedades indígenas griegas son Assyrtiko, Agiorgitiko y Savatiano, seguidas por el Cabernet Sauvignon y el Sauvignon Blanc. La Touriga Nacional, Castelão, Touriga Franca y Baga son las variedades tintas autóctonas portugueses más premiadas este año.

La indígena Chasselas suiza obtuvo el mayor número de medallas para este país. Originaria del norte del Lago Leman, es la variedad de uva blanca más común, que ocupa alrededor del 27% del viñedo suizo. La Pinot Noir es la primera variedad de uva tinta en Suiza, plantada en cerca del 30% de su superficie, y ocupa el segundo lugar en términos de medallas para este país. La próxima edición del Concurso Mundial de Bruselas tendrá lugar en mayo de 2019, en Aigle, en el cantón suizo de Vaud. La autóctona Chasselas es la variedad reina de este cantón, que representa el 60% de la producción total de vino.