El trofeo de la Revelación Internacional del Vino Dulce 2019 del Concours Mondial de Bruxelles fue otorgado a la bodega toscana Poggio Salvi. Su “Vin Santo”, un DOC Chianti del 2007 obtuvo la puntuación más alta entre los 85 competidores de la categoría. Para los propietarios de la bodega, este premio es una recompensa a su trabajo y una confirmación de la excelencia de la bodega Poggio Salvi.

Poggio Salvi se ha establecido y se ha hecho un nombre en el mercado internacional siguiendo un principio fundamental: producir vinos a una escala relativamente artesanal fijando su mirada en la calidad. “Antes de que decidamos embotellar un vino, éste debe someterse a un examen muy riguroso y si debido a condiciones climáticas adversas no cumple con nuestros estándares de calidad, no tenemos ningún inconveniente en descalificarlo”, explica su propietario, Roberto Bonucci.

El Vin Santo 2007 de la DOC Chianti, cuya producción anual está limitada a 3.000 botellas, es emblemático para la bodega: “El Vin Santo 2007 de la DOC Chianti es un vino de nicho que es muy importante para nosotros, ya que es la personificación de la calidad de nuestros vinos”, dice Bonucci.

El trofeo Revelación Internacional del Vino Dulce 2019 del Concours Mondial de Bruxelles ha suscitado más curiosidad entre los compradores.

Las uvas se seleccionan cuidadosamente, eligiendo los racimos más fuertes y sanos que se cuelgan en ganchos fijados al techo, en salas bien ventiladas, para su secado. Después de dos meses, se prensan y el mosto, denso y extremadamente dulce, se introduce en barricas de roble (caratelli) de 225 litros situadas bajo el techo de la bodega.

El Vin Santo permanece en los “caratelli” durante aproximadamente 4 años y está sujeto a todos los cambios de temperatura, según la tradición toscana. Durante este largo período, el Vin Santo fermenta varias veces y se oxida lentamente, desarrollando su color amarillo-oro y adquiriendo el aroma de las levaduras, también llamadas “la madre”, que se depositan en la base del caratello con el paso del tiempo. La crianza continúa en garrafas de vidrio durante algunos meses, y luego en botellas.

El 80% del Vin Santo 2007 se vende en Nueva York, más una parte en Bélgica y el resto directamente en la bodega. El precio de venta al público de una botella de 375 ml es de 18,00 €. Según los propietarios de las bodegas, el trofeo Revelación Internacional del Vino Dulce 2019 del Concours Mondial de Bruxelles ha suscitado más curiosidad entre los compradores: “Ya hemos notado el interés de algunos de nuestros importadores y distribuidores, que hasta ahora no habían incluido nuestro vino en su gama de productos, así como el de los clientes particulares que deseaban probarlo”.

“Los clientes prestan mucha atención a las medallas. Creo que esta es una forma de facilitar las ventas

En la actualidad, la bodega está utilizando el premio como herramienta comercial en las ferias internacionales de vino, con la esperanza de atraer nuevos clientes, especialmente asiáticos, un mercado en el que Poggio Salvi se está centrando con fuerza. “Cuando mostramos las botellas, me parece que los clientes prestan mucha atención a las medallas. Creo que esta es una forma de facilitar las ventas”, concluye Roberto Bonucci.

 

2007 Vin Santo de DOC Chianti

Formato: 0.375 l
Región/zona: Toscana, Sovicille (SI)
Variedades: 60% Trebbiano, 40% Malvasía del Chianti
Grado alcohólico:16.5 %
Azúcar residual: 125g/l
Notas de cata: Color dorado brillante. Aromas intensos y complejos de almendra y naranja desarrollados a lo largo del largo periodo de envejecimiento. Excelente cuerpo, aterciopelado, armonioso y moderadamente dulce.
Vin santo es un vino dulce para postres, ideal para acompañar postres típicos de la Toscana como galletas cantuccini y quesos de sabor fuerte como el gorgonzola.
Temperatura de servicio recomendada:  8/10° C.

 

Sobre la bodega:

La mayoría de los vinos de Poggio Salvi se elaboran en la finca Poggio Salvi, perteneciente al patrimonio histórico de la familia, situada en el corazón de la Toscana. Está situada a 11 kilómetros al suroeste de Siena, en la ciudad de Sovicille en la provincia de Siena, sobre colinas onduladas a 280m sobre el nivel del mar. Otros vinos se producen en Montepulciano y Manciano en Maremma, en la provincia de Grosseto.

Poggio Salvi está dirigido por Laura Bicchi, en parte asistida por su marido Roberto Bonucci, mientras que su hijo Jacopo Bonucci, enólogo y propietario de la Azienda Agricola Poggio Salvi Ss de Sovicelle, produce el vino.