Derniers Articles

“La utilización de variedades regionales históricas es para Calabria su punto fuerte”
525 vinos compiten en Marsala
20 Sep 22
“La utilización de variedades regionales históricas es para Calabria su punto fuerte”
Participar en Wine Paris
26 Jul 22
“La utilización de variedades regionales históricas es para Calabria su punto fuerte”
¡SALVEMOS NUESTROS VINOS GENEROSOS!
20 Jul 22

“La utilización de variedades regionales históricas es para Calabria su punto fuerte”

“La utilización de variedades regionales históricas es para Calabria su punto fuerte”

Las cosas no han sido nada fáciles para el sector vinícola de Calabria. Debido a su situación alejada y a la falta de promoción colectiva organizada de sus vinos, la región ha luchado durante muchos años para hacerse un nombre en el mercado del vino. Además, la débil economía local ha alejado a muchos jóvenes. Hasta que recientemente un grupo de jóvenes viticultores empezó a regresar a la región y a cambiar la imagen de los vinos calabreses. Centrándose en las variedades autóctonas y perpetuando las tradiciones vitivinícolas locales, ahora están elaborando vinos de categoría mundial que hablan mucho de la tierra y la cultura de Calabria, pero que también responden a la demanda actual del mercado de vinos únicos y auténticos. El entusiasmo y los esfuerzos realizados han permitido dar un gran salto de calidad y han llevado a los vinos Calabria alcanzar un nuevo nivel de reconocimiento.

Entre este grupo de revolucionarios vinícolas, un nombre destaca por la investigación, la innovación y los enormes esfuerzos dedicados a preservar el patrimonio y las tradiciones enológicas de Calabria: Librandi. La mayor y más prestigiosa bodega de Calabria se dedica a resucitar las uvas históricas de la región. A lo largo del último medio siglo, la familia Librandi ha adquirido viñedos y ha invertido en moderna tecnología de vinificación, sin perder de vista el objetivo principal de la marca: utilizar variedades locales y mantener un alto nivel de calidad. Su equipo estudia las diferentes variedades autóctonas y ha construido un museo para presentarlas a los visitantes.

“La empresa nació en los años 50 con los vinos Cirò”, cuenta el propietario de la bodega, Raffaelle Librandi. “Más tarde, en los años 90, introdujimos algunas cepas internacionales, y aunque algunas de ellas tuvieron éxito y siguen produciendo buenos vinos, el 80% de las cepas que utilizamos hasta la fecha son locales, con predominio de las variedades clásicas de Cirò: Gaglioppo y Greco Bianco”.

La razón para utilizar mayoritariamente vides autóctonas no es sólo el deseo de preservar el patrimonio vitivinícola de Calabria, sino también la capacidad de resistencia de estas variedades: “Hoy en día, cuando el cambio climático es cada vez más rápido y evidente, las cepas locales demuestran ser las más adecuadas para el terruño calabrés”, afirma Librandi.

Además, Librandi ha reconocido que los vinos auténticos son la clave de Calabria para el mercado internacional: “El uso de variedades regionales históricas es nuestro principal argumento. Ofrecemos vinos originales, que no pueden reproducirse en otros terruños”. La empresa exporta actualmente a 40 mercados fuera de Italia, con un 50% de la producción vendida en el extranjero.

Raffaele Librandi, el abuelo de la última generación de la familia Librandi, inauguró la bodega con seis hectáreas de viñedos, para legarlas a sus seis hijos. En la actualidad, la empresa cuenta con 230 hectáreas de viñedos.

El jardín varietal de Librandi

La pasión de la familia por la investigación de las variedades de uva autóctonas comenzó en 1993, cuando plantaron su primer bloque experimental, con cepas de Magliocco, Castiglione y Pecorello en los viñedos de Ponta. La adquisición y el desarrollo de los viñedos de Rosaneti son la expresión de la firme voluntad de la empresa de centrarse sobre todo en las variedades autóctonas. “Hay dos razones fundamentales para ello: la primera es que el patrimonio vitivinícola de Calabria es increíblemente rico. La segunda es que este patrimonio es poco estudiado desde el punto de vista científico y enológico”, explica el propietario.

Hoy en día se puede visitar el “jardín varietal” de la familia Librandi, que contiene una colección de vides autóctonas que en la actualidad abarca unas 200 variedades recuperadas en la región y dispuestas en un viñedo con una característica forma de espiral.