En un reciente informe de Wine Intelligence sobre las tendencias mundiales del vino en 2020 se revelan datos que muestran una disminución generalizada del conocimiento sobre el vino en varios de los principales mercados de consumo entre 2015 y 2019.  Pero mientras el conocimiento está disminuyendo, los datos muestran que el vino está jugando un papel cada vez más importante en el estilo de vida de los consumidores.

En cuanto a la compra, la comodidad en la elección se ha hecho clave. El consumidor con problemas de tiempo confía ahora en la apariencia y el impacto visual más que en los hechos. Por eso nos preguntamos qué pistas visuales ayudan a los consumidores a escoger un vino mientras exploran las estanterías y si las medallas juegan un papel más significativo en las decisiones de compra de los consumidores.

Entre septiembre de 2019 y febrero de 2020, el Concours Mondial de Bruxelles realizó una encuesta digital entre los productores premiados en el concurso, junto con una serie de entrevistas a compradores de vino de toda Europa* y de los Estados Unidos, a fin de evaluar el impacto de las medallas en las ventas y la comercialización.

Los resultados de la encuesta confirman la teoría de que las medallas tienen un impacto positivo en el comportamiento de compra de los consumidores. Las medallas permiten a los consumidores identificar rápidamente los vinos premiados, reduciendo así el tiempo de decisión y el riesgo de equivocarse.

“En los supermercados no siempre hay personas que orienten al consumidor y las estanterías de vino pueden ser inmensas e intimidantes”, explica Jonas De Maere, director del Programa de Vino de Ahold Delhaize USA. “Una medalla de un conocido concurso siempre asegura al cliente que los vinos han sido debidamente probados y que pueden ser de confianza”.

Xavier Leclerc, director de compras de Auchan Francia (Alcampo), añade:
“Al visitar la sección de vinos de un supermercado, el consumidor se enfrenta a 80 referencias en su campo de visión y el 99% de nuestros clientes no están familiarizados con el vino, ni con las denominaciones de origen ni con las variedades de uva. Imagine el impacto de una medalla como diferenciador en este entorno. Al mismo precio y hasta un 15% más caro, un vino premiado se vende veinte veces más. Así que, como compradores, damos mucha importancia a estos signos distintivos.”

Según el estudio del Concours Mondial de Bruxelles, una medalla del concurso puede aumentar las ventas hasta un 30% según los países. ” Basándome en mi experiencia, cuando uno de nuestros vinos ha sido premiado con una medalla, las ventas aumentan entre un 20% y un 30%”, afirma Andrea Alonso, compradora de vinos de Makro España y Metro Group. “Estoy convencida de que ofrece un valor añadido para las marcas”.

Los productores confirman los efectos beneficiosos del reconocimiento en un concurso internacional de vinos. El 78% de las bodegas consultadas creen que su medalla del Concours Mondial de Bruxelles tuvo un impacto significativo en su imagen. 77% de los productores interrogados informan que la medalla tuvo un efecto positivo en sus ventas. Y para los productores menos conocidos, la medalla es una clave para abrirse nuevos mercados:

“Para un productor, una medalla es una gran herramienta de marketing”, comenta Jonas De Maere. ” Tengo proveedores que ganaron medallas y pudieron acceder a nuevos mercados habiendo sido abordados proactivamente por los compradores, sólo porque estaban en la web del Concours Mondial de Bruxelles. Es un magnífico retorno sobre la inversión”.

Pero, aunque haya suficientes pruebas de los efectos positivos de un premio para un vino, elegir el concurso adecuado para participar no es siempre fácil. Una gran cantidad de medallas otorgadas proporcionalmente a las inscripciones puede causar cierta desconfianza en los concursos de vinos. A diferencia de otros concursos, el Concours Mondial de Bruxelles sigue las directrices de la OIV y de la Asociación Internacional de Enólogos, donde sólo se puede distinguir un 30% o menos (a menudo menos) de los vinos concursantes.

Además, el Concours Mondial de Bruxelles es el único concurso que realiza comprobaciones de los productos premiados después del evento, comparando una selección de los productos con una muestra comprada anónimamente en el mercado y procedente del mismo lote. Una parte significativa de los ingresos procedentes de la venta de medallas adhesivas se invierte en estos controles de calidad posteriores al evento, diseñados para garantizar a los consumidores el mayor nivel de satisfacción con los vinos reconocidos por el jurado.

Los jurados del panel son plenamente conscientes y valoran el profesionalismo del Concours Mondial de Bruxelles, como confirma Xavier Leclerc: “Como jurado profesional, existen concursos que privilegiamos por sus métodos fiables y su organización. Entre los concursos internacionales, para mí el concurso mundial por excelencia es el de Bruselas. La calidad de los miembros del jurado impone un nivel de exigencia en cuanto a su propio paladar que no he encontrado en otros concursos. En mi opinión, la medalla de Bruselas es la más fiable y cuando recibimos los resultados, informo a mis compradores de los vinos premiados en su zona”.

“Concours Mondial de Bruxelles” es un evento de primer orden en términos de organización donde se evalúan los vinos de forma profesional. Los miembros del panel son altamente competentes, y es un placer catar en equipo.” – Beáta Keszler, consultora en marketing del vino en Dee-wine.com.

El Concours Mondial de Bruxelles 2020 se celebrará en Brno, del 1 al 3 de mayo. La fecha límite para las inscripciones es el 17 de marzo.

 

*(Incluyendo Francia, Bélgica, España, Italia, Portugal, Luxemburgo, Austria, Alemania y Bulgaria)